APRENDIZAJES

Este apartado es un diario de abordo para anotar las lecciones más importantes que me ha enseñado cada reto.

Reto de julio 2014: Banco de felicidad

Algunos momentos negativos son sólo una apuesta por la felicidad a largo plazo. Un pequeño tributo, un trámite. En el mejor de los casos, llegamos a ser conscientes de ello mientras suceden y los capeamos pensando que la recompensa merece o puede merecer el esfuerzo (siempre es más fácil luchar cuando se tiene un objetivo, una causa). Sin embargo, en otras ocasiones, no nos damos cuenta de ello hasta que los vemos con tiempo y distancia, hasta que han pasado.

Alguien a quien quiero mucho me dijo una vez: “hay que relativizar”, poner el foco en el contexto general y no centrarse en un acontecimiento aislado. Una historia es la suma de muchos momentos. Y ahí está la clave para conseguir que las tardes grises no acaparen una atención y energía que podríamos poner en lo positivo, en proyectarlo, en perseguirlo. Eso sí, tampoco hay que ir contra natura, si es necesario que caigan unas gotas para que el día gris se despeje, ¡hágase la lluvia!