imPOSIBLE

im posible 1

El camino para vencer a Imposible es dividirlo en pequeños posibles pasosEsa es la razón de ser de Un mes, un reto: un sólo porqué, superarme, con varias etapas, perfiles de escalada y objetivos paralelos.

Tengo la suerte de que estos veintitodos años conmigo misma me han ayudado a identificar los dos grandes enemigos a abatir: la procrastinación y el perfeccionismo negativo. Palabros que se explican con un ejemplo tan cercano como éste. Un mes, un reto lleva más de dos años en mi cabeza pero, por no acabar de ver “perfecto” el diseño de la web, la redacción de los textos, la forma de hacer pública una idea tan personal y un largo etcétera de sumaysigues, iba dejando y dejando y dejándolo pasar. 

Entonces me di cuenta de que, cuando buscar la perfección hace que deje proyectos en standby o que procrastine por no verlos impoluto, más que pulir, la perfección paraliza.Pero también he aprendido que la procrastinación puede venir, al menos en mi caso, ligada a la pereza y, para ponerme las pilas, nada mejor que fijarme metas.

¿Por qué hacerlo en público? Podría anotar todas estas pruebas en una libreta, pero utilizar Internet para ello supone, por un lado, sacar partido y valerme de una herramienta que me encanta, la comunicación online, y, por otro, maximizar mi compromiso porque, cuando compartes una meta o un proyecto públicamente, parece como que se materializa aún más y aumenta la implicación en ella

Metiendo todo esto en una coctelera, nace Un mes, un reto, una idea con la que, al menos hoy por hoy, no contemplo escalar el Everest. Mis metas serán acciones pequeñas, ínfimas quizá para ti, pero que para mí supongan salir de la zona de confort y escuchar esa vocecita que nos dice cuál es la dirección que debemos tomar. Seguro que sabes de lo que hablo.

No pierdo de vista la historia de personas maravillosas que me sirven como referencia, me inspiran, me impulsan y me animan a pensar que Imposible es más posible a cada paso (Isra García, Víctor Tasende…). Eso, sin olvidar a mi familia y mis amigos.

Así que identificada la meta y los estímulos para conseguirla, sólo queda ponerse en marcha convencida de que Un mes, un reto dará sus frutos. Mi vocecita me lo dice.

¿Me acompañas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s